viernes 15 de diciembre del 2017

Como actuar en caso de Accidente

Publicado por : adminaeftp 21 - febrero - 2013

Cómo actuar ante un accidente.

Consejos simples que pueden salvar vidas

Cada año, miles de conductores y pasajeros mueren minutos después de sufrir un accidente automovilístico.

 Muchos de ellos podrían haberse salvado, si las personas presentes en el lugar hubieran sabido actuar rápida y correctamente

Cuando hay  un accidente, es muy posible que todos perdamos el control y no sepamos cómo actuar.

Ante una situación así: ¡lo primero es mantener la calma!

 

  •  SEÑALIZAR

Lo primero al llegar al lugar del suceso es proteger la zona para que no se produzcan nuevas colisiones.

Para ello, estacionaremos nuestro vehículo fuera de la calzada o intentando dejar libre una vía de acceso para los servicios de emergencias, dejaremos encendidos los intermitentes, colocaremos los triángulos a, al menos, cincuenta metros.

Si es de noche, dejaremos las luces encendidas con su haz perpendicular a la calzada,   tratando de iluminar los coches siniestrados. Después pasaremos a inmovilizar y desconectar estos vehículos para que no se incendien, por lo que es importante evitar también que se fume en la zona.

 

  • AVISAR Y EVALUAR

Antes de llamar a emergencias debemos intentar hacernos una rápida composición del lugar, resultará decisivo que podamos facilitarles datos respecto al número de coches implicados, el de heridos o su estado, así como también el nombre de la Ruta y el kilométro en el que ha tenido lugar el accidente.

Es importante identificarnos, mantener la calma y no colgar el teléfono hasta que así nos lo indiquen.

  • PROTEGER

En cuanto a la atención a las víctimas, lo primero es evaluar el estado de cada una para atender primero a los más graves. Jamás debemos sacar a un accidentado de su vehículo o intentar moverlo a menos que corra peligro de muerte, tampoco intentaremos extraerle el casco a un motoclista.

Nunca se debe dar alimentos, bebidas o medicinas a los heridos, aunque nos lo soliciten con insistencia. Lo que sí podemos hacer es taparlos con una manta, sobre todo si han sufrido una hemorragia.

También es extremadamente importante intentar que el herido permanezca consciente en todo momento, para ello podemos hablarle preguntándole por lo sucedido y tratar de tranqulizarle diciéndole que la ayuda está en camino.

En cuanto a la atención a las víctimas, lo primero es evaluar el estado de cada una para atender primero a los más graves.

Jamás debemos sacar a un accidentado de su vehículo o intentar moverlo a menos que corra peligro de muerte, tampoco intentaremos extraerle el casco a un motoclista.

Nunca se debe dar alimentos, bebidas o medicinas a los heridos, aunque nos lo soliciten con insistencia. Lo que sí podemos hacer es taparlos con una manta, sobre todo si han sufrido una hemorragia.

También es extremadamente importante intentar que el herido permanezcaconsciente en todo momento, para ello podemos hablarle preguntándole por lo sucedido y tratar de tranqulizarle diciéndole que la ayuda está en camino.

 También es muy importante inmovilizar y desconectar todos los vehículos afectados.

Deberemos hacer una rápida composición del lugar, sobre todo del número de implicados y su situación, ya que puede haber heridos que hayan salido despedidos de los coches y estén inconscientes a tan sólo unos metros de donde nos encontramos.

  • COOPERAR

Si el herido respira con dificultad, podemos ayudar reclinándole ligeramente la cabeza hacia atrás, sin mover el eje de la columna vertebral, para intentar abrir un poco las vías respiratorias.

A falta de conocimientos sobre reanimación, lo mejor será aguardar a que lleguen los profesionales sanitarios. Quizá entonces podamos serles de utilidad realizando labores sencillas.

  • ATENDER

Ante una hemorragia presionaremos sobre ella con un trapo limpio durante al menos 10 minutos, si se empapa procederemos a colocar otro por encima.

Con los quemados, no deben retirarse los restos de ropa quemada ni romper las ampollas si las hay.

Lo mejor es lavar la zona con mucha agua fría durante 10 minutos y después envolverla con una sábana.